Viajar y Lentes de Contacto

Las lentes de contacto son ideales para viajar. Para ayudarte a hacer que tu viaje sea lo más agradable posible y asegurarte de poder ver el lugar que visitas con total nitidez y comodidad, lee los siguientes consejos prácticos para viajar.

viajar
• Se puede subir a la cabina del avión envases pequeños de gotas para los ojos y otros líquidos (normalmente con una capacidad máxima de 100 ml). Los envases de mayor capacidad deberán llevarse en el equipaje facturado. Pregunta siempre a tu compañía aérea antes de volar.

• Es siempre aconsejable llevar un par de lentillas de repuesto por si las que llevas se pierden o deterioran

• El ambiente de las cabinas de los aviones suelen ser muy seco y podría hacer que sintieras que tus lentes de contacto son menos cómodas de lo habitual. Lleva una botellita pequeña (tamaño viaje) de gotas humectantes por si acaso

• Para mayor comodidad, ponte un nuevo par de lentillas al llegar a tu destino

• Plantéate la opción de usar durante el viaje lentes de contacto diarias desechables. De esta manera, no solo dispondrás cada día de un par de lentillas completamente nuevas, sino que además no tendrás que cargar con líquidos y estuches

• En lugar de llevarte una botella de líquido para lentillas de tamaño normal, opta por una de tamaño viaje

• Cuando viajes en avión, intenta llevar en tu equipaje de mano las lentillas, el estuche y la solución para evitar perderlos durante el viaje

• El entorno presurizado de las cabinas de los aviones puede provocar que algunas botellas y estuches para lentillas sufran pequeñas fugas. Para evitar que se te moje todo lo que llevas en el bolso, asegúrate de colocar el estuche y la solución en una bolsa cerrada antes de meterlos

• Llama inmediatamente a tu profesional del cuidado de la visión si notas cualquier molestia en los ojos

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario